¿ Puedo compatibilizar la maternidad con el trabajo?

Ser madre no significa dejar de hacer dinero o trabajar. Es una creencia limitante creer que las mamás están cometiendo un error al querer contribuir a las finanzas de la familia y ser madre al mismo tiempo.

¡Qué nadie te diga que no puedes! Es verdad que la mayoría de los trabajos no ofrecen las condiciones necesarias, ni los permisos de tiempo libre remunerado suficientes para que las madres se recuperen físicamente o emocionalmente antes de volver al trabajo.

Si esto te está pasando actualmente, quiero que recuerdes:

  • Sentirme así es normal. La mayoría de las mamás están pasando por lo mismo, es normal y no es tu culpa. Tienes derecho a sentirte cansada o agobiada.
  • La maternidad no es una debilidad. Las mujeres embarazadas tienen que tener múltiples cuidados para garantizar un embarazo adecuado, sin embargo, esto no significa que sea una debilidad en el trabajo. En diversos estudios realizados a mujeres embarazadas o madres que trabajan, se ha encontrado que: son más productivas y eficientes laboralmente. Por otra parte, las mamás suelen tener mayor compromiso laboral dado a que le dan más importancia. Por esto, no olvides que ¡tu maternidad te hace fuerte!
  • Trabajar te da ventajas a ti como madre y a tus hijos. La posibilidad de trabajar y obtener dinero te permite costear cosas que no podrías sin un ingreso laboral, por eso trabajar te convierte en una excelente mamá.
  • Los hijos de madres trabajadoras son más felices. La evidencia encontrada en los estudios realizados por los científicos se encontró que los hijos de madres que trabajaban fuera del hogar son más propensos a obtener mayores logros y suelen ser más participativos en las tareas del hogar. Por otra parte, en esta investigación realizada por Kathleen McGinn, economista de Harvard, en 2015 se determinó que estos niños pueden ser igual o más felices que aquellos que fueron criados con sus madres en casa y sin trabajar ¡Deshazte del sentimiento de culpa por trabajar fuera de casa!