¿Eres una madre trabajadora? Aprende a lidiar con el agotamiento con estos consejos

¡Hola, madre trabajadora! ¿Estás sufriendo de agotamiento? ¿No sabes cómo poner en equilibrio tu vida y tu trabajo? Entonces, ha llegado la hora de tomar cartas en el asunto y aprender a lidiar con el agotamiento ¿Quieres saber cómo? ¡No te vayas y lee este artículo hasta el final!

No se puede negar que ser madre ya es un trabajo exigente de por sí, pero ser trabajadora al mismo tiempo, son dos tareas complejas que pueden poner en peligro nuestra salud mental. Todas las personas somos víctimas de la fatiga y el agotamiento, sin embargo, no todas las personas son madres y trabajadoras a la vez.

Nosotras, las madres trabajadoras. Solemos tener más señales de agotamiento y fatiga que las demás personas.  Sin embargo, muchas de nosotras no nos damos cuenta, hasta que ya es demasiado tarde. 

Así que aprende a establecer un equilibrio ideal entre tu trabajo, tu vida como madre y tu vida personal. Lo primero que debes hacer es darte identificar las señales de agotamiento ¿Cómo hacerlo? De la siguiente manera:

  • Eres una mujer que le gusta cumplir a cabalidad todos su tiempo de trabajo e incluso horas extras sin problema. 
  • Sueles trabajar en tu tiempo libre e incluso mientras estás cuidando a los niños.
  • No dejas de pensar en tu trabajo e incluso cuando estás de vacaciones. 
  • Tu motivación hacia otras cosas cada día disminuye más.
  • Pierdes el interés en socializar y practicar aquellas actividades que antes disfrutabas.
  • Sueles explotar ante detonantes insignificantes, pues tu paciencia se ha ido acortando.
  • Sueles decir: ‘’No tengo tiempo para estas cosas’’.
  • No sabes como pedir un descanso.

No tiene nada de malo dedicarte y querer cumplir con tu trabajo, pero si puede ser perjudicial cuando no eres capaz de poner un límite y te llevas el trabajo a: la casa, la cama, el baño, la sala y, básicamente, a cualquier lugar. 

Evita el agotamiento con estos cuatro consejos ¡Presta atención!

  1. Coloca límites y aprende a decir que NO.

Aprender a decir que NO, no es tan fácil como creemos. Muchas personas pensamos que sabemos hacerlo y solemos decir que sí a todas las cosas. Si quieres sentirte más libre y descansada debes aprender a decir que no aquellas cosas que no son realmente importantes para ti.

  1. No dudes en tomarte un tiempo para tu cuidado.

Es un error de muchas madres trabajadoras descuidar sus aspectos físicos por el trabajo y la crianza materna. Sin embargo, esto es un signo más de agotamiento y no de falta de tiempo. 

Acepta que tienes derecho a cuidarte, descansar y tomar tiempo exclusivamente para ti. Esto aumentará tu calidad de vida y salud en general.

  1. Reconoce tus logros.

Es común que, entre el ajetreo del trabajo y los niños, la vida se te pase por delante y creas que no has logrado nada. Pero, te aseguro que no es así, tómate tu tiempo y analiza en dónde te encuentras actualmente; tus logros, tus victorias, tus fracasos y aprendizajes te han traído hasta este lugar.

¡Recuerda que siempre mereces más!

  1. No intentes querer hacer todo por todos.

No dejes que los demás absorban tu energía. Cada quien debe cumplir con sus responsabilidades y sus trabajos, no asumas las responsabilidades de las demás personas.

El agotamiento disminuye nuestra calidad de vida y salud en general, por ende, debes tomar las medidas necesarias para acabar con él.

Estos cuatros tips han demostrado su efectividad en la lucha contra el agotamiento en madres trabajadoras ¡Ponlos en práctica y verás resultados!